La mañana del tercer día fue para dormir un poco la resaca del día anterior, que el Pacharán deja un martilleo en la cabeza imposible de parar, pero tras un buen par de pizzas, nos calzamos las zapatillas y fuimos a hacer una ruta a Matute, la llamada “Senda del Salto del Agua”, un sendero de unos 3km ida y vuelta, apto para cualquier paseante, que se hace en poco más de una hora.

larioja22

Este recorrido se adentra en uno de los barrancos de Matute, que atraviesa el macizo rocoso situado entre Tobía y Anguiano. Un sendero que conduce hasta un pequeño salto de agua en un paraje conocido como Fuente de la Salud.

larioja23

Uno de los atractivos del recorrido es poder conocer dos ambientes de gran interés paisajístico y natural: los cortados rocosos de conglomerados y los ambientes umbríos de los barrancos.

larioja24

larioja25

larioja26

larioja27

larioja28

larioja29

Después de la caminata nos acercamos a los monasterios de San Millán de la Cogolla, donde la lengua española inició sus primeras frases escritas hace ahora un milenio. La historia cuenta cómo un día del s. XI un monje anónimo escribió junto a un texto de san Agustín doce líneas en una lengua romance que el pueblo comprendía mejor que cualquier códice en latín. Aquellas palabras estaban llamadas a convertirse en el idioma castellano.

larioja30

Por cuestiones de tiempo sólo pudimos ver el Monasterio de Yuso, habitado por frailes agustinos recoletos que atienden pastoralmente a los habitantes del valle de San Millán. Fue levantado en los últimos años del s. XI, originariamente románico, aunque hoy exhibe aspecto renacentista.

larioja31

larioja32

También en este monasterio de San Millán de la Cogolla, un monje de nombre Gonzalo, hijo de la vecina Berceo, se convirtió en el primer poeta castellano en firmar su obra.

larioja33

larioja34

Y para finalizar el día nada mejor que una tranquila Barbacoa y a descansar, que aún quedaban cuatro días más por delante.

larioja35

Anuncios